Sobreviviente de balacera, Mariel Gámez: “Me tiré al piso y me hice la muerta”

Una de las sobrevivientes del ataque al camión de custodios relata la pesadilla que vivió, luego de ver agonizar a una de sus compañeras

El viernes pasado, Mariel Gámez, salvó su vida escondiéndose entre los asientos del bus y haciéndose la muerta.

Esto ocurrió en el municipio de Puente de Ixtla, esta mujerse desempeña en el área educativa del Penal Femenil de Coatlán del Río, se encuentra en la carretera Amaxuzac-Michapa, Morelos.

Como siempre, salió de su casa en la mañana, caminando hacia el paradero del Monumento a la Madre, donde estaba esperando el bus con 8 compañeros.

El primer autobús, no tardó en llegar, minutos después de las siete de las mañana ya se encontraba en la parada.

Cuando intentaba subir, arrancó los disparos;

De un auto Senta rojo, con placa de Guerrero HCZ-1885, se bajaron los sujetos armados con chalecos anaranjado con verde.

Comenta que se parecían a los de Protección Civil, sin embargo, Mariel no recuerda si usaban pasamontañas o tapabocas.

Pero, dijo que esa agresión fue “cruel y cobarde”.

“Siempre me subo en el segundo autobús, porque el primero ya va lleno, pero ese día alcancé lugar.

Apenas había puesto un pie en las escaleras cuando comenzaron los disparos.

Me tiré al piso y empecé a gatear, me escondí en uno de los asientos y me hice la muerta”, dijo.

Además, fue el momento más violento que ha vivido, comentó que mantener su cabeza fría no fue nada fácil.

También pensó en el dolor que le dejaría a su familia y amigos, y eso, hizo que perdiera el miedo por unos “segundos”.

Mariel relató que lps disparos duraron de 3 a 4 minutos.

“Sabía que estas cosas pasaban, pero nunca pensé que iba a estar en medio de algo así.

(En ese momento) solo me encomendé a Dios y mantuve mi cabeza fría”, relata.

Al lado de Mariel se encontraba Yanet Aylin, quien a pesar de que le suplicó a unos de los sujeto que no la matara ya que tenía hijos, le dieron 4 disparos.

“Me tomó de la mano y sus ojos se estaban saliendo de dolor, aún podía hablar.

me encargó sus pertenencias y que le avisara a su familia.

me dijo a quién marcar y todavía pudo hablar con su familia, se despidió”.

Dicho ataque en donde murieron 5 personas provocó que otras 200 se plantaran en las inmediaciones del penal.

Horas después se trasladaron a CDMX para entregar un pliego petitorio al presidente López Obrador.

Estos pidieron que se investigue la omisión y negligencia de los directivos del Centro de Readapción Social, a pesar de que existen amenazas contra sus trabajadores.

Además de que sancionen a los responsables y ayuden de forma económica, material y jurídica a los familiares de los difuntos.

También exigieron que se recontrate el seguro de gastos médicos, además de que establezcan una política de seguridad y aseguren sus traslados.

Si dichas exigencias no se cumplen no irían a trabajar hasta garantizar su seguridad y la de sus familias.