Congreso de NL aprueba que médicos se nieguen a prestar servicio por “objeción de conciencia”

Galenos podrían negar servicio a comunidad LGBT en Nuevo León

El Congreso de Nuevo León aprobó la iniciativa de reforma a la Ley Estatal de Salud, con la que los médicos de esa entidad podrían negarse a atender a personas de la comunidad LGBT

El Congreso Local de Nuevo León, aprobó la reforma de Ley Estatal de Salud que le permitirá a los prestadores de servicio del sector salud hacer valer la objeción de conciencia, con base a sus creencias personales.

La iniciativa fue propuesta por el diputado Juan Carlos León y la 75 Legislatura aprobó por 36 votos a favor y seis en contra.

Lo que podría restringir el acceso a la atención médica a homosexuales, enfermos de VIH, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI), practicar un aborto o alguna otra actividad que no sea acorde a su pensamiento.

Es decir,  cualquier médico puede no atender a un miembro de la comunidad LGBT o realizar alguna práctica u actividad que no comulgue con la ética, valores o religión que el galeno profese.

“La objeción de conciencia es el derecho consistente en la negativa a realizar determinados actos o servicios derivados de una orden de autoridad o de una norma jurídica cuando éstos contradicen los propios principios éticos o morales,” reza el comunicado emitido por el Congreso local del estado.

Activistas aseguran que hay discriminación

A través de las redes sociales, organizaciones feministas y defensoras de derechos humanos han rechazado la reforma avalada por el Congreso estatal.

El movimiento por la igualdad en Nuevo León expresó su inquietud luego que un segundo Congreso estatal aprobó una ley que permitirá a médicos negarse a realizar procedimientos que violen sus principios religiosos o éticos.

Pues consideran que haría víctima de discriminación a una persona solo por ser LGBT, indigena o migrante.

Además argumentaron que se pretende proteger las creencias personales y religiosas por encima de la salud de las personas.