El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, juró este jueves ante el Tribunal Supremo de Justicia por un segundo mandato hasta el 2025.

Desafiando un cerco diplomático de gobiernos que cuestionan la legitimidad de su reelección.

En un país donde la profunda crisis económica ha empujado a millones a emigrar.

Maduro, de 56 años, recordó al prócer Simón Bolívar y al fallecido presidente Hugo Chávez, su mentor político.

Al recibir su investidura

En una sala repleta de funcionarios, jefes militares e invitados internacionales como los presidentes de Nicaragua, Cuba, Bolivia, El Salvador y Osetia del Sur.

Maduro arribó al palacio acompañado por la primera dama Cilia Flores.

Está casado con Cilia Flores, quien también ocupó altos cargos en el chavismo como el de procuradora general y presidenta de la Asamblea Nacional.

Es tía de dos hombres que fueron condenados en 2017 por cargos relacionados a narcotráfico en Estados Unidos.

Como pareja presidencial no tienen hijos, pero sí los tuvieron de relaciones anteriores.

Recibimiento de Maduro

Fue recibido por un desfile militar y el canto de jóvenes integrantes del estatal Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles.

La sede de la ceremonia en el Tribunal Supremo es un hecho inédito y un abierto desafío a la Asamblea Nacional, de mayoría opositora.

Que sostiene que la reelección de Maduro es ilegal y le advirtió que de asumir estaría usurpando el Poder Ejecutivo.

Su reelección, en las elecciones del pasado 20 de mayo y en las que ganó con el 67.7 por ciento de los votos.

Cuestionada por países de la región, así como por la Unión Europea y Estados Unidos.

En medio de la preocupación de los países vecinos, Maduro dice contar con el apoyo de “los pueblos del mundo” aunque parece cada vez más aislado.

13 de los 14 países americanos que conforman el Grupo de Lima le instaron a que no asuma la Presidencia y la Unión Europea (UE) también ha pedido nuevas elecciones presidenciales al no reconocer los comicios de mayo.

El hijo del jefe de Estado, Nicolás Maduro Guerra, de 28 años, ocupa un escaño en la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), órgano plenipotenciario integrado solo por chavistas y no reconocido por numerosos gobiernos.

Tras ser durante la gestión de Chávez diputado, presidente del Parlamento, canciller y vicepresidente, y cumplido ya un mandato, Maduro busca sumar seis años más a la cabeza del gobierno chavista.

Sobre Maduro se cierne también, desde su llegada al poder como “heredero” de Chávez, un misterio, pues son poco certeros los datos correspondientes a su infancia y adolescencia.

El mandatario pocas veces habla de sus padres y dice que ambos han fallecido.

Un sector de la oposición dice que nació en Colombia, lo que lo imposibilitaría para ser presidente, pero hasta ahora nadie ha presentado pruebas.

TE RECOMENDAMOS