La fortuna del empresario Ricardo Salinas Pliego se triplicó entre 2016 y 2018.

En ese mismo periodo, su conglomerado empresarial Grupo Salinas, aumentó en 15.03 por ciento real sus ganancias por contratos gubernamentales.

Con el cambio de Gobierno y la llegada de Andrés Manuel López Obrador(AMLO) al Poder Ejecutivo federal, la fortuna vuelve a sonreírle a Salinas:

Banco Azteca repartirá dinero de programas sociales y Estudios Azteca amarró 58.3 millones de pesos con sus primeros contratos públicos de 2019.

La fortuna de Ricardo Salinas Pliego, el tercer hombre más rico de México según la revista Forbes, experimentó un bache entre 2013 y 2016.

Cuando su riqueza calculada –según las acciones bursátiles de sus empresas– se redujo en 63.64 por ciento, al pasar de 9.9 a 3.6 mil millones de dólares.

En ese mismo lapso, por ejemplo, las acciones de Grupo Elektra y de Televisión Azteca cayeron en 42.69 y 54.99 por ciento, de acuerdo con datos de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Durante ese periodo, Grupo Salinas también vivió un auge de contrataciones gubernamentales.

En la actualidad, las relaciones entre el Grupo Salinas y la Presidencia de la República parecen ser positivas.

Por un lado, Ricardo Salinas Pliego es uno de los integrantes del consejo asesor de empresarios del Presidente López Obrador y el otrora (2001-2018) titular de Fundación Azteca, Esteban Moctezuma Barragán, es el nuevo Secretario de Educación Pública.

Por otro lado, Banco Azteca será uno de las instituciones encargadas de expedir las tarjetas con las que el Gobierno federal hará la entrega de los apoyos mensuales (a jóvenes y personas con discapacidad) y bimensuales (adultos mayores) de sus programas sociales.

De esa forma –y en lo que el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) es reestructurado para hacerse cargo de la entrega de subsidios– el banco de Salinas Pliego tendrá acceso a la base de datos de al menos 4.6 millones de beneficiarios y manejará parte de los 8.4 mil millones de pesos en subsidios para 2019.

A partir de julio de 2018, las acciones de Grupo Elektra –cuya filial es Banco Azteca– comenzaron a dejar atrás su estancamiento en el rango de los 500 pesos.

El 27 de agosto, cuatro días antes de que Hugo Salinas Price (uno de los fundadores de Elektra) y el Secretario de Hacienda Carlos Urzúa Macías sostuvieran una reunión privada en la casa de transición de AMLO, las acciones de Grupo Elektra alcanzaron su nivel más alto (962.15 pesos) hasta entonces.

Algo similar ocurrió el 11 de enero, cuando López Obrador anunció que Banco Azteca manejaría el fondo económico del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”.

Ese día, las acciones de Elektra cotizaron en 992.82 pesos.

Cinco días más tarde, el valor de sus acciones (1 mil 68.44 pesos) aumentó 7.62 por ciento.

La adjudicación directa (sin concurso) del contrato de tarjetas a Banco Azteca, por parte del Gobierno federal, ha sido criticada.

De acuerdo con la nueva administración, la decisión se basó en que Banco Azteca “es el que tiene más sucursales a nivel nacional”.

Pero según la titular de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), Alejandra Palacios Prieto, Banco Azteca es la segunda institución bancaria.

Después de BBVA Bancomer– con más sucursales en el país y opera sólo el dos por ciento de la red nacional de cajeros automáticos.

Aunque es la que tiene más sucursales en zonas con alto y muy alto rezagoDe acuerdo con la nueva administración, la decisión se basó en que Banco Azteca.

Para la titular de la Cofece, el problema radica en que el acceso de Banco Azteca a las bases de datos de beneficiarios del Gobierno federal le da acceso “fácil” a potenciales nuevos clientes, lo que abonaría al crecimiento económico de la institución financiera, “sin un proceso abierto de competencia de por medio”, situación que “pone en desventaja a otros bancos competidores que también tendrían la posibilidad de ofrecer a los beneficiarios una mayor cartera de servicios”.

LOS CONTRATOS DE GRUPO SALINAS

En 2019, Estudios Azteca obtuvo tres contratos con el Gobierno federal para el desarrollo de campañas y/o compra de espacios publicitarios.

Dos de ellos, por un monto conjunto de 6.5 millones de pesos, fueron adjudicados de manera directa por la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) y por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

El contrato restante, firmado con la Exportadora de Sal (ESSA) por 51.7 millones de pesos, derivó de una licitación pública nacional.

Los servicios más demandados por el Gobierno federal –además del desarrollo de campañas y/o compra de espacios publicitarios en el 94 por ciento de los contratos (440 por 5.2 mil mdp)– fueron servicios digitales y de Internet (11 por 210.7 mdp); correo, teléfono y otros servicios de comunicación (10 por 341.8 mdp); telefonía celular (tres por 268 mil 474 pesos); la modernización y ampliación de la carretera federal “Don Nogales”, en Sonora (uno por 526.9 mdp); seguros de becarios (uno por 739 mil 105 pesos); servicios “de orden social” (18 mil pesos); y otros bienes (4 mil 784 pesos).

Las dependencias del Gobierno federal que más contratos dieron a Grupo Salinas fueron Diconsa con 51.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) con 34; la Secretaría de Educación Pública(SEP) con 22; el Instituto del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores (Infonacot) con 17.

Secretaría de Marina (Semar) con 16; la Secretaría de la Defensa Nacional(Sedena) con 15; la Administración Portuaria Integral (API) de Veracruzcon 14; Pronósticos con 13; la Secretaría de Bienestar con 11.

Además del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y las secretarías de Hacienda y Credito Público (SHCP), de Gobernación (Segob) y de Trabajo y Previsión Social (STPS) con 10 cada una.

En cambio, las dependencias que más dinero le dieron al Grupo Salinas fueron la SCT con 1.3 mil millones de pesos; el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) con 999.1; Pronósticos con 623.5; IMSS con 554.5 y SEP con 531 millones de pesos.

LAS CONCESIONES

Entre 2005 y 2014, Grupo Salinas obtuvo 23 concesiones a través de su división minera Invecture Group y filiales, para la explotación y uso del suelo nacional en la obtención de cobre, oro y plata, principalmente.

La filial de Invecture Group, la Minera Monterde, tiene 11 de las 17 concesiones vigentes, y son para la explotación de oro y plata en el municipio de Guazapares, Chihuahua.

Cinco más pertenecen a Cobre del Mayo y son para la explotación de cobre en Piedras Verdes, Sonora.

Y una más está a título de Invecture Group y está registrada en el lote minero IG-01.

Además de las concesiones mineras, Banco Azteca tiene una concesión por tiempo indefinido.

Para el uso, ocupación y aprovechamiento de una superficie federal (marítima, terrestre y/o terrenos ganados al mar).

Invecture Group, a través de sus filiales, asimismo obtuvo al menos (2005 y 2014) 11 concesiones para el uso y explotación de aguas nacionales.

1a0 permisos (2006-2013) de importación y exportación.

Así como 15 autorizaciones (2006-2016) para procedimientos productivos, cambios de uso de suelo, entre otros.

TE RECOMENDAMOS