El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que antes del plan que su gobierno implementó contra el robo de gasolinas, en promedio se llevaban 787 pipas diarias, pero ahora se han dado avances importantes que representan un ahorro de 2,500 millones de pesos.

“610 pipas menos diariamente, desde que iniciamos plan se han robado en total 8,540 pipas menos… Si se colocaran las pipas una tras otra serían 80 kilómetros… En dinero ha significado un ahorro de 2,500 millones de pesos”, dijo AMLO.

En la víspera, López Obrador anunció que 4 mil elementos del Ejército reforzarán la seguridad de las instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex), aseguró el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, descartó que ante el robo de combustible, conocido como huachicol, se hayan detectado amenazas para las instalaciones.

“Hoy se va a reforzar el plan de vigilancia de elementos del Ejército en instalaciones de Pemex… Se va a normalizar el abasto y garantizar que no se roben los combustibles… Desde luego nuestros adversarios le subieron el volumen, están en su derecho… Son cerca de 4 mil elementos, hoy  entraron 900”, manifestó.

Distribución de Gasolina 

El problema del desabasto de combustible en alrededor de 8 estados de la República como parte del plan del Gobierno Federal para frenar el huachicoleo, llevó al presidente Andrés Manuel López Obrador a diseñar una estrategia diferente que garantice la distribución en las distintas regiones del país.

Sin embargo, el pasado fin de semana el político tabasqueño enfrentó lo que podría llamarse un “efecto colateral”.

Un desabasto, esto en su intención por desmantelar el lucrativo negocio que pasó de 12 mil millones de pesos en el gobierno de Vicente Fox, a los 60 mil millones de pesos en 2018.

Si bien no dio fecha exacta de cuando se solucionaría en su totalidad la situación, insistió que se tienen las reservas suficientes de combustible para atender la demanda en el país.

La respuesta del tabasqueño llegó para calmar las especulaciones sobre el tema que llevaron en diversos puntos del país a hacer largas filas para surtir de energéticos, además en respuesta a las voces de los partidos de oposición, que compararon la situación a la que se vive en Venezuela y le exigieron remediar la situación.

Aunque el cierre de los ductos desde el pasado mes de diciembre generó un clima de incertidumbre, pues varios estados se vieron afectados con el abasto, el presidente afirmó que se cerrarán las válvulas el tiempo necesario para combatir el robo de combustibles, por lo que se abrirán con cuidado, para evitar fugas.

 

 

 

TE RECOMENDAMOS