Deben comer “carne humana” sicarios que quieran iniciarse en el CJNG

Dos menores de edad que fueron capturados dentro del cártel CJNG dijeron en su declaración que los obligan a comer carne humana para estar dentro de la organización criminal

Del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) se dicen muchas cosas, tantas que hay mitos por así decirlo  sobre sus costumbres y ceremonias de iniciación.

Este mito o rumor fue confirmado por la Fiscalía General del Estado de Tabasco (FGE).

El grupo que lidera Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho,les dice a todos aquellos que quieran formar parte de su organización criminal

Deben comer carne humana en un rito de iniciación.

Huella una narcomanta

Una de las cinco víctimas del atentado; en el lugar abandonaron una manta con un mensaje firmado por el CJNG.

Con el pasar de los días se descubrió un cuerpo desmembrado a 11 kilómetros de la capital del estado; ahí también se halló otro narcomensaje con la firma del CJNG.

Según los resultados de los peritajes, el cuerpo había sido congelado 12 horas antes de que fuera abandonado.

El 29 de mayo, un convoy de policías fue emboscado por un comando armado, el cual presuntamente pertenecía al grupo del Mencho.

Este convoy fue embestido, cuando realizaban un recorrido en el rancho de Tierra Amarilla, en Nacajuca, cerca de donde se halló el cuerpo desmembrado.

En ese mismo lugar, tras un operativo, lograron capturar a 12 personas, entre las cuales había dos menores de edad, pero ninguno originario de Jalisco.

Gracias a las declaraciones de los menores se pudo conocer que hace poco habían entrado al cártel y para su iniciación en el mismo fueron obligados a comer carne humana.

Por su parte se descubrieron otras declaraciones de los ministeriales, en la cual se afirma que 3 días antes habría sido comido por algunos de los miembros del CJNG.

Una fuente reveló que  “los menores cortaron algunos trozos para comerlos. Una fuente de la Fiscalía confirmó que los jóvenes criminales se encontraban bajo los efectos.

De estupefacientes conocidos como “piedra (crack) y ácidos” cuando degustaron la carne humana.

Las autoridades también afirmaron que los menores no mostraron arrepentimiento alguno tras el hecho.