Si México incumple con los acuerdos laborales que estableció con EEUU puede ser sancionado

0

Si México llegara a incumplir con los acuerdos laborales que estableció con Estados Unidos en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), podría ser objeto de sanciones, advirtió el presidente de la Cámara de Comercio del Canadá en México (CanChamMx), Armando Ortega.

Durante una entrevista para #AristeguiEnVivo, consideró importante que se conozcan a detalle los acuerdos alcanzados entre México y Estados Unidos en esa materia.

Ortega señaló que aunque éstas ya habían sido incluidas en otras negociaciones como el TPP, ahora “van a implicar obligaciones de respeto por parte de los empleadores, de las compañías pero también tendrán incidencia por lo que hacen los sindicatos en términos de transparencia y rendición de cuentas”, dijo.

En caso de incurrir en violaciones sistemáticas podría haber “por primera vez” sanciones comerciales por la violación a una obligación laboral a México.

Armando Ortega señaló que aunque México y Estados Unidos han alcanzado un acuerdo en asuntos bilaterales, Canadá cuenta con todo el mes de septiembre para concluir las negociaciones con la delegación estadounidense, periodo que se centrará, principalmente, en establecer el tema de reglas de origen con las que se incorporó la obligación del pago de 16 dólares la hora en materia automotriz.

“Una vez abres un tema de este calibre en este sector es inevitable que la tendencia acabará con el tiempo -no derivado de esta negociación de forma directa, pero a la postre-, teniendo un efecto cascada con otros sectores“, alertó.

De acuerdo con la percepción del líder de esa cámara, “la contribución que va a tener (…) la inclusión de este asunto salarial por lo que hace hoy restringido a la industria automotriz, es que como país nos obligará a abordar con mucha más seriedad y una visión de largo plazo, el tema del nivel salarial en México“.

Por otro lado destacó que entre los asuntos centrales de discusión que Canadá aún tiene con Estados Unidos está el acceso al mercado de lácteos en Canadá; el de las excepciones culturales, y el llamado capítulo 19 en materia de antidumping y antisubsidios.

Respecto al capítulo 11, en cuestión de protección de las inversiones, Ortega dijo que la posición de Estados Unidos en un inicio fue que no quería protección “ni siquiera para mis inversionistas en México o Canadá”, todo a partir del “mantra” del presidente Trump por“hacer a Estados Unidos grande otra vez”.

Sin embargo, con el paso del tiempo, el tema se modificó hasta dejar sobre la mesa los sectores de petróleo, gas, energía eléctrica, telecomunicaciones, infraestructura y transporte.

La cámara propuso agregar a la lista el sector minero, algo que no agradó a los estadounidenses por lo que el gobierno de Canadá prefirió sacarlo.

En cuanto a las presiones de Trump por reducir el TLCAN a dos acuerdos bilaterales, Ortega explicó que eso era prácticamente imposible pues no está facultado constitucionalmente para hacer negociaciones de tratados comerciales, ya que esto corresponde al Congreso.

Actualmente, Trump es una “autoridad comercial” derivado de un mandato otorgado por el Congreso de Estados Unidos, pero dicha facultad le da oportunidad de negociar un acuerdo trilateral más no dos bilaterales.

“El TLC siempre ha sido más que un tratado de libre comercio, ha sido más un marco de comportamiento y de disciplina del gobierno y de los actores económicos en relación con el manejo de su política comercial”, explicó el presidente de CanChamMx.