Petróleo se desploma por miedo a una guerra comercial entre China y EEUU

0

La aversión al riesgo a nivel global provocada por los temores a los efectos de una guerra comercial entre China y EU se trasladó ayer con mayor fuerza e intensidad a los precios del petróleo.

El crudo referencial en Nueva York, el WTI, cerró la sesión en 70.38 dólares por barril, tras registrar una caída de 5.03 por ciento. Mientras tanto, el Brent retrocedió 6.92 por ciento en la Bolsa de Londres, hasta los 73.40 dólares por barril.

Estos movimientos ocurrieron luego de las mayores tensiones comerciales impulsadas por el presidente Donald Trump, quien profundizó su postura proteccionista al mencionar que incluiría aranceles de 10 por ciento a bienes chinos por un monto cercano a los 200 mil millones de dólares.

“La escalada de la guerra comercial entre ambas potencias definitivamente está causando riesgos en los activos de riesgo y las materias primas”, indicó a Bloomberg Mike Wittner, jefe de investigación en mercado petrolero para Societe Generale. “La demanda de crudo en todo el mundo es saludable hasta ahora, pero ese es el riesgo, que esto nos lleve a una especie de desaceleración económica y, si esto sucede, la demanda de petróleo sufrirá”.

La disputa comercial incluso eclipsó datos positivos para la industria petrolera. El reporte semanal del sector energético de la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés) registró que los inventarios de crudo de EU disminuyeron en 12.6 millones de barriles durante la semana que finalizó el 6 de julio. Esta fue el mayor descenso de los inventarios en media década, lo que dio señales de una alta demanda.

Otro de los factores que también presionó al crudo a su caída fue el anuncio de que Libia reanudará las exportaciones del crudo en sus puertos.

“La producción y las exportaciones regresarán a los niveles normales en unas pocas horas”, anunció ayer National Oil, la mayor compañía de ese país.

La mezcla mexicana de exportación también sufrió los efectos, pues se desplomó ayer cinco por ciento, para finalizar en 65.99 dólares por barril.