Entérate quién reprobó a gobernadores por derrochar plata y no pagar

0

Los gobiernos estatales tienen un sobre gasto en rubros como gasto corriente o comunicación social, dejando atrás el cumplimiento de sus presupuestos anuales, así como la inversión en infraestructura e incluso seguridad pública, de acuerdo con el Índice de Información del Ejercicio del Gasto, elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

El estudio indica que en 2017 las 32 entidades federativas tuvieron ingresos por dos billones 80 mil 15 millones de pesos, lo que significó 319 mil 753 millones de pesos por arriba de lo programado, equivalente a 18 por ciento; pero esto, en lugar de representar una buena noticia para las arcas estatales, significó una puerta para la corrupción ya que no hay reglas claras para el gasto de esos excedentes, lo que convierte este dinero en cheques en blanco.

“Las entidades subestiman sus ingresos, gastan más de lo presupuestado y se endeudan por arriba de lo planeado. La falta de acción por parte de los congresos locales es una muestra de que no son un contrapeso real para los gobernadores y sus secretarías de finanzas”, dice el documento.

Recaudan más y no les alcanza

El mal gasto de los recursos públicos en los estados comienza por la planeación. En el ejercicio 2017 hubo ocho estados que subestimaron sus ingresos por más de 25 por ciento; destaca el caso de Quintana Roo que programó ingresos por 26 mil 900 millones de pesos, pero en realidad recibió 47 mil 300 millones de pesos, es decir, tuvo un error de cálculo de 79 por ciento.

Pero eso no significó salud para las arcas de Quintana Roo, pues tuvo un sobre ejercicio, por lo que tuvo que contratar deuda adicional por 19 mil millones de pesos.

Otras entidades donde el cálculo de ingresos fue considerablemente inferior a la realidad son: Veracruz, Nuevo León, Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Guerrero y Oaxaca. Todos estos estados tuvieron errores de cálculo de por lo menos 25 por ciento. Destaca que de este grupo, sólo Hidalgo no contrató deuda adicional a la programada en su paquete fiscal 2017.

El sobre ejercicio es otra de los hallazgos encontrados en la investigación del IMCO. En promedio los Ejecutivos estatales ejercieron 17 por ciento más de lo que se les había autorizado; de nueva cuenta, destaca Quintana Roo como el que más gasto con 87 por ciento por arriba de su presupuesto; otros casos a tomar en cuenta son Veracruz, Morelos, nuevo León, Durango y Baja California Sur, todos por arriba de 25 por ciento de sobre ejercicio.

Excedentes se convierte en gasto discrecional

Para el IMCO, lo preocupante viene cuando se analiza a dónde fueron a parar esos excedentes. De acuerdo a la información reportada por las entidades federativas, de los ingresos extras, 62 mil 47 millones se gastaron en asuntos administrativos como salarios, gasolina, viáticos, comunicación social y hasta organización de eventos oficiales; en cambio, sólo 873 millones terminaron en obras de infraestructura.

En promedio, los estados gastaron 11 por ciento más de lo programado en administración, pero, como en los ejemplos citados, hubo quienes superaron ese umbral. Jalisco gastó 91 por ciento más de lo presupuestado; Guerrero tuvo un sobreejercicio de 44 por ciento y Oaxaca hizo lo propio por 40 por ciento.

También hay opacidad

El índice nació como una herramienta para detectar la transparencia del gasto de los estados, pero que en esta edición se fue más profundo. A pesar de ello, se mantuvo ese indicador que dio como resultado que 41.3 por ciento de los gastos de los ejecutivos locales violan la normatividad, es decir, son opacos.

Tras la evaluación, se encontró que 15 entidades reprueban en sus obligaciones de transparencia presupuestaria marcadas en la Ley General de contabilidad Gubernamental.

La peor evaluada fue Nayarit; al momento de obtener los documentos para realizar el estudio del IMCO, (que fue en febrero de este año), sólo tenía publicada la información financiera relativa al primer trimestre de 2017.

De las mejor evaluadas sólo tres estados cumplen con su responsabilidad de transparencia: puebla, Campeche y Querétaro.