Entérate el daño que hizo Donald Trump a los niños que fueron separados de sus padres

0

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, debe hacerse responsable del trauma emocional que sufrieron los niños que fueron separados de sus padres en la frontera de su país, argumentaron los abogados de una demanda que podría lograr que se indemnice a más de 2 mil familias de inmigrantes.

La demanda colectiva, interpuesta el pasado miércoles, busca crear un fondo para pagar el tratamiento psicológico de los niños que fueron separados de sus padres después que el gobierno federal adoptó una política que exigía que cualquiera en cruzar la frontera sin autorización fuera procesado judicialmente.

Ahora que las familias migrantes han sido reunificadas, los abogados dicen que la atención debe centrarse en ayudar a los niños que sufren secuelas psicológicas por su separación y detención. Los abogados dicen que creen que es el primer caso en el país en solicitar compensación para todos los niños de Centro y Sudamérica que fueron separados.

“Estos niños tienen pesadillas. Se comen las uñas hasta sangrar. Se caen de la cama en la noche porque se despiertan sobresaltados por el miedo”, dijo Susan Church, una de las abogadas que presentó la demanda en Worcester, Massachusetts, contra el secretario de Justicia, Jeff Sessions, y otros funcionarios del gobierno.

El Departamento de Justicia no respondió de inmediato a un correo electrónico.

El gobierno de Estados Unidos separó este año a más de 2 mil 500 niños de sus padres mientras la administración de Trump adoptaba la política “tolerancia cero” contra la inmigración ilegal. El 20 de junio, Trump dio marcha atrás a la medida tras una ola de indignación mundial y dijo que las familias deberían permanecer juntas. Más de 300 padres siguen separados de sus hijos.

Los abogados dicen que muchas familias cuyos hijos sufren de las consecuencias psicológicas de su separación, tienen que recurrir a abogados para conectarlos con servicios gratuitos. Muchos padres no pueden obtener seguros de salud ni licencias para conducir, y no hablan inglés, lo que les dificulta encontrar ayuda, dijo Church.

La demanda detalla las historias de dos familias de Guatemala que buscan asilo en Estados Unidos. Tanto los padres como los hijos sólo fueron identificados por sus iníciales para proteger su privacidad.

Un padre, separado de su hijo de 11 años durante más de un mes después de llegar a Estados Unidos en junio, le dijo a la prensa el jueves que temía que nunca volvería a ver a su hijo.

El padre, identificado en la querella como F.C., dijo que otro niño golpeó a su hijo mientras estaba detenido. Ahora, sueña con frecuencia que es perseguido por el niño, dijo.

Una madre fue separada de sus hijos de 9 y 17 años cuando llegaron a Estados Unidos en mayo, indicaba la demanda.

La madre, identificada como L.O., trataba de contener las lágrimas mientras contaba que sintió que sus hijos eran secuestrados cuando funcionarios de inmigración se los llevaron. Le dijeron que separaban a sus hijos de ella para castigarla y que los pondrían en adopción, dijo.

Ahora su hija se levanta a mitad de la noche llorando y teme que su madre la vuelva a abandonar.