Entérate cuantos millones se tendría que pagar si se cancela la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional

0

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, anotó que el costo de la cancelación del Nuevo Aeropuerto en Texcoco será de entre 100 y 120 mil millones de pesos, además de que se perderán 46 mil empleos directos e indirectos.

En conferencia de prensa, indicó que los empresarios expresan su rechazo a la decisión de cancelar la obra, así como al método utilizado parta tomarla.

Señaló que la decisión del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de cancelar la obra e iniciar los estudios para construir dos pistas en la actual Base aérea de Santa Lucia, envía un mensaje grave de incertidumbre a mercados internacionales, inversionistas y ciudadanos.

Ello, al incumplir compromisos del Estado mexicano y quebrar el marco jurídico vigente, toda vez que se ha mantenido una consulta ciudadana organizada por fuera del marco legal y sin garantías de imparcialidad, neutralidad, y representatividad.

Lo cual, añadió el representante del sector empresarial en el país, no puede ser fundamento para revertir una decisión de Estado, ya que representa un alto grado de complejidad técnica, misma que ya había sido estudiada durante más de 20 años.

Recordó que tres semanas antes del 1 de julio, la postura del candidato AMLO en reuniones con el sector privado fue que siempre y cuando no hubiera recursos públicos, ellos apoyarían la continuidad del proyecto de Texcoco, revisándose los costos y revisándose la transparencia de los contratos.

Por parte del sector empresarial seguimos pensando que Texcoco es la opción que más sustentabilidad nos da de largo plazo”. Sin embargo, esto no significa que nuestro diálogo con el gobierno entrante se menoscabe”. En ese mismo sentido, descartó una “ruptura” entre los empresarios y el próximo gobierno por este asunto.

Apuntó que “nos hace falta conocer cuáles son las características de la cancelación, los contratos, los pagos y los costos que se tendrán. No solamente son los contratos directos de las licitaciones sobre el aeropuerto, son la política pública que México como Estado está mandando como comunicación al mundo, que los proyectos de largo plazo pueden interrumpirse a la mitad del camino y eso nos parece grave y tiene que ser señalado”.