En 4 días, el peso perdió terreno de 5% ante el dólar

0

Ante un enérgico incremento en las tasas de interés de Estados Unidos, el dólar norteamericano marco ayer su mayor ganancia en dos meses y medio, lo que causó una sacudida en el mercado de cambios internacional, que pegó a las principales monedas del mundo, incluido el peso mexicano, que cargó la peor parte.

El Banco de México informó que el dólar interbancario cerró ayer en 18.9080 unidades, su mayor nivel desde el pasado 12 de enero. En la jornada, el peso perdió 35.85 centavos, equivalente a 1.93 por ciento. Apenas el martes pasado el dólar reportó un cierre muy por debajo de las 18 unidades. Con este consecuencia el peso acumuló una pérdida de 5.08 por ciento frente al dólar en las últimas cuatro sesiones.

La moneda mexicana fue la que reportó ayer el peor comportamiento dentro de las monedas emergentes, de acuerdo con datos de Bloomberg. El segundo y el tercer peldaño fueron para el peso colombiano y el rand sudafricano.

El peso es una de las 10 monedas más líquidas del mundo, las reacciones que tiene frente al dólar se han visto recalcadas. A principios de este mes, el peso era la más vencedora del mundo, con una apreciación frente al dólar de casi ocho por ciento.

Preocupan las tasas

El bono norteamericano referencial a 10 años cerró ayer finalmente en 2.98 por ciento, un máximo desde enero de 2014, ante la posibilidad que existe de una mayor inflación en Estados Unidos.

“El movimiento que han tenido a lo largo del mes los precios de varios bienes básicos, como el petróleo, metales e insumos alimentarios ha estimulado la alerta de mayores presiones en la inflación para Estados Unidos y una posibilidad mayor de que la Fed pudiera fortalecer aún más la política monetaria”, señaló Joan Eric Domene, analista de Invex.

Los mayores rendimientos en Estados Unidos y la posibilidad de que la Reserva Federal pueda pisar el acelerador llevaron al índice que mide el comportamiento del billete verde frente a una canasta de diez divisas a un máximo no percibido desde el pasado enero. Además, la ganancia del dólar ayer, de 0.82 por ciento, fue la más grande desde febrero.

“La repentina subida en la tasa de rendimiento se dio ante la perspectiva de que la Reserva Federal pueda aplicar una política monetaria más restrictiva debido a un incremento más rápido al esperado en la tasa de inflación”, aseguró Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base.