El Bronco manifestó que este último debate buscara de convencer a los indecisos

0

Entre personas que se tomaron fotos con “El Bronco”, le regalaron caguamas y chicharrones, que le pidieron autógrafos para sus ejemplares de “El Libro Vaquero” favorito del candidato y que lo invitaron a cantinas o heladerías, Jaime Rodríguez Calderón recurrió a su rutina previo a los debates presidenciales que es caminar.

En Mérida, Yucatán, a horas del tercer y último debate presidencial, El Bronco recorrió Paseo de Montejo, donde aseguró que a pesar de no contar con un equipo “harvariano” de asesores, no tiene nervios de presentarse al encuentro con Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya.

En entrevista, el aspirante independiente añadió que esta noche la ocupará para convencer a los indecisos con sus propuestas y dejará las acusaciones y señalamientos para el intercambio que sostendrán Anaya y Meade.

El objetivo de este encuentro, recalcó el candidato, es convencer a los mexicanos de que se debe votar por políticos que no militen en un partido, en esta encomienda incluso se autonombró: “Soy la quimioterapia para el cáncer de los partidos políticos”.

Luego del debate, añadió que no piensa en algún festejo y sólo irá a cenar con su familia y equipo de trabajo.