Deficiencias en cárceles de México

0

Insuficiencia de personal, sobrepoblación, hacinamiento, deficientes condiciones de higiene, autogobierno y falta de medidas de prevención y atención de incidentes violentos, son algunos de los problemas más graves que persisten en las cárceles mexicanas, informó la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Este miércoles, el organismo presentó su Diagnóstico Nacional de Supervisión penitenciaria 2017 para el que se tomó una muestra de 198 centros varoniles, mixtos y femeniles de los 378 que se encontraban en funcionamiento al inicio de 2017 en todo el país, los cuales concentraban a 186 mil 829 personas privadas de su libertad (86.16 por ciento del total).

Al dar a conocer los resultados del estudio, Ruth Villanueva, tercera visitadora general de la CNDH, explicó que 131 penales estatales obtuvieron una calificación promedio nacional de 6.30; los 20 centros federales, de 7.33; las 3 prisiones militares, 8.13; y las 44 cárceles municipales, 3.99.

En 106 de los Centros de Readaptación Social (Ceresos) de los 131 visitados, se observó que los problemas están relacionados a la separación entre procesados y sentenciados, insuficiencia de personal, sobre todo de seguridad y custodia, deficientes condiciones materiales y de higiene en las instalaciones, sobrepoblación, hacinamiento, falta de actividades y capacitación para el trabajo.

Las deficiencias de las cárceles municipales se refieren a la insuficiencia o inexistencia de instalaciones necesarias para el funcionamiento de los centros, falta de actividades educativas, deportivas, laborales y de capacitación para el trabajo, no existe separación entre procesados y sentenciados, falta de reglamentos y manuales, así como escasa o a veces nula difusión de la normatividad que rige al centro, así como deficientes condiciones materiales y de higiene en las instalaciones para alojar a las personas privadas de la libertad.