AMLO recibe el apoyo desde los campesinos hasta de los jóvenes

0

Andrés Manuel López Obrador (AMLO), es el candidato más popular en la elección presidencial de México, lo que intriga a muchos, ya que no ha salido bien librado de los últimos dos debates, pero eso no le ha restado apoyo de sus seguidores.

Prácticamente a diario enfrenta críticas de sus adversarios, de intelectuales, de ciudadanos en redes sociales y comentaristas en los medios de comunicación. Y a pesar de eso, en cada medición de la preferencia electoral el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, lidera las encuestas.

Detrás de los buenos números de AMLO, coinciden especialistas, hay una mezcla de nuevos electores, profesionales liberales, campesinos, pequeños empresarios y universitarios.

Pero sobre todo hay muchos ciudadanos desilusionados y molestos con la situación actual del país, que padece la crisis de violencia más grave desde 1926, cuando empezó la Guerra Cristera.

Se trata de un fenómeno que no había ocurrido en las anteriores dos contiendas presidenciales donde participó el izquierdista. En 2006, por ejemplo, AMLO fue el candidato favorito en casi toda la campaña.

Pero al final bajó su popularidad y perdió la elección tras un polémico fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Ahora la situación es distinta. A pesar de lo que López Obrador llama guerra sucia en su contra, sus niveles de respaldo no cambian.

Dice a BBC News Mundo Roy Campos, director de la empresa de opinión pública Consulta Mitofsky, es que ahora el candidato obtuvo el respaldo de grupos y sectores que no le apoyaron en las contiendas anteriores.

Por ejemplo, históricamente empresarios y electores del norte del país se mostraban abiertamente contrarios al candidato. No es el caso en la elección de 2018.

Sus principales contrincantes Ricardo Anaya Cervantes y José Antonio Meade Kuribreña, de las coaliciones Por México al Frente y Todos por México respectivamente, no han logrado el impacto de AMLO entre los votantes.

Anaya, por ejemplo, no ha podido conectar con la gente mayor pero Meade no lo hace con los jóvenes”, explica Campos.

La ventaja de López Obrador es que penetró en todos los segmentos incluso en lo urbano y lo rural, mientras que Anaya no entra en lo rural y Meade no puede en lo urbano.

Otro elemento es el respaldo de los nuevos electores. Entre los 89 millones de mexicanos con derecho a votar, más de 11 millones son jóvenes.

Y de ellos 4,8 millones votarán por primera vez. Son jóvenes de entre 18 y 21 años de edad que prácticamente toda su vida conocieron al López Obrador candidato.